Mapoba 2009

Era aún de noche cuando los maratonianos nos poníamos de camino hacia Badajoz.

Cada uno que se montaba en el coche decía lo mismo: “no he pegao ojo”. Estuvo lloviendo toda la madrugada.

El viento soplaba a las 7, con gran fuerza arrastrando todo lo que encontraba por las calles desiertas, y la lluvia arreciaba. ¿Qué será de nosotros?.

Después de meses pensando en correr la Mapoba (Maratón Popular de Badajoz), el día iba a ser de perros. Por la cabeza se cruzaba la idea de dejarlo y esperar otra, pero había que estar allí en el paseo fluvial, al menos para que nos dijeran que se suspendía, porque sino (ya nos conocemos) saldríamos a por ella.

Con parada en Santa Marta para tomar café y recoger a Paco, pudimos comprobar que la tempestad nos daba una tregua a medida que nos acercábamos a la Raya (frontera con Portugal).

Y así fue, los coches llegaban y saludábamos a los amigos y conocidos, deseando que se iniciara la carrera, porque una vez dentro ya no nos pararía el tiempo meteorológico, sino el cansancio o la fatiga propia del evento.

Con preocupación por lo que nos esperaba, pero satisfechos de estar allí, el pistoletazo resonó nuevamente a la orilla del Guadiana y volvimos a afrontar el reto de la Maratón.

Para nosotros fue muy emocionante el paso de la Media, cuando el comentarista saludaba a los cinco miembros del Club que cruzábamos juntos ese punto llevados por Juan y Adolfo, donde abandonaron. Pero luego se inició la segunda vuelta, que si la primera nos dio tregua, luego volvió la lluvia y el viento cuando las fuerzas van justas.

Rozar la frontera, cruzar el río (caudaloso y potente), el Puente de Palmas, ser protagonista en la ciudad que duerme un domingo por la mañana, vencer en solitario una vez mas la distancia … son las sensaciones que una Maratón, digna, como la nuestra, nos ofrece.

Los resultados están publicados, pero deciros que llegaron a meta Paco (Santa Marta), Chema, José Vera, Domingo, Zambrano, José García y Juanlu. Tuvieron que retirarse Juan, Adolfo y Migue (nuestro cura). Y Sousa no pudo partir por lesión. El Club quedó quinto en la general de equipos.

Ahora queda la recuperación y esperar a que el año próximo podamos estar en la Mapoba los mismos que fuimos y muchos más. Merece la pena.